facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Reproducción de bagres, una actividad viable y rentable

Acuicultura Colombia

Los ciclos estacionales de la lluvia, la temperatura del agua para cada especie, un alimento vivo (otros peces), con o sin concentrado (comida balanceada), la edad y el peso, son algunos de los factores a tener en cuenta para la eficiente reproducción y conservación de distintas especies de bagres en Colombia, como el rayado, el pintado y el capaz y el capitán.


El proceso de reproducción en cautiverio se debe inducir, ya que ninguna de dichas especies se reproduce de manera natural en los estanques.

En la región, el referente para la reproducción de estos peces es Brasil –seguido por Colombia–, ya que cuenta con tecnología altamente tecnificada que estandariza los procesos.

“En cuanto a los tiempos, la edad de los individuos para la primera maduración –cuando están listos para reproducirse– varía: algunos necesitan entre 2 y 5 años para estar listos, por lo cual la inversión de un proceso productivo debe tener en cuenta un lapso de espera para que los individuos se puedan usar como reproductores”.

Así lo detalló el profesor Miguel Ángel Landinez Parra, de la Facultad de Medicina Veterinaria y de Zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) en la charla “Reproducción de silúridos nativos: alternativa de producción y conservación”, que formó parte del II Simposio de Acuicultura: Acuicultura Sostenible, de la UNAL.

Según el docente, el proceso de reproducción también se basa en parámetros como la cantidad de peces que se puedan tener en 1 m3 de agua según su peso; así por ejemplo, el rayado y el pintado pueden pesar entre 0,15 y 0,2 kg/m3 de agua, mientras el yaque y el capaz 0,2 kg/m3.

Advierte además que estos valores de densidad se deben respetar para asegurar que los reproductores tengan un hábitat de la mejor calidad y óptimas condiciones corporales.

Alimentación y reproducción

“La alimentación es otro factor a considerar, pues la calidad de lo suministrado debe ser óptima para asegurar que los procesos se lleven de la mejor manera”, subraya.

Explica además que a todas las especies se les debe dar no solo un alimento balanceado (concentrado), sino que se debe proveer alimento vivo (otros peces). En el caso del alimento balanceado, el porcentaje de proteína cruda que se debe suministrar es diferente para cada especie; por ejemplo para el rayado y el pintado debe estar entre el 38 y 42 %, mientras para el yaque, el capaz y el capitán entre el 32 y 36 %.

Para especies como el bagre rayado y el pintado es recomendable brindar alimento vivo, además del balanceado, lo que mejorar su condición corporal.

Uno de los procesos más importantes en la reproducción es la selección de las hembras reproductoras, las cuales deben contar con un abdomen abultado y flácido, y que la papila genital (parte anatómica del pez) esté dilatada y enrojecida. Por otro lado, cuando se busca seleccionar un macho, se debe tener en cuenta que la liberación de semen sea fácil y que se dé con una leve presión abdominal. Sin embargo, algunas especies presentan una amplia complejidad para su extracción.

El tiempo de incubación de las diferentes especies varía entre las 12 horas y los 5 días, y también depende de la temperatura del ambiente: cuanto más alta, menor será el tiempo de espera.

Excelente mercadeo

Los bagres son peces apreciados por sus ventajas relacionadas con la calidad de la carne, ausencia de espinas, facilidad de presentación (filete o posta), rápido crecimiento y buen mercadeo.

Este tipo de silúrido nativo tiene diversas especies habitualmente trabajadas en el campo de la producción, como el bagre rayado del río Magdalena, el bagre negro del río Orinoco, el pintadillo de la cuenca Amazónica, y el capaz de la cuenca del río Magdalena, que se vislumbra como una especie promisoria.

En términos de rentabilidad, estos silúridos presentan una atractiva oportunidad de producción debido a que son animales que poseen una calidad de carne superior, con altos precios en el mercado por ser magra.

Comercialmente en el país el negocio se divide especialmente en dos partes: la primera representa a quienes se encargan de la producción de alevinos (crías recién nacidas) para su posterior comercialización que, por ser una tarea compleja, solo ciertas empresas se dedican a ello en Florencia (Caquetá) y Villavicencio (Meta), entre otros.

La segunda parte consiste en aquellas empresas encargadas de engordar los animales para su posterior venta al mercado nacional. Generalmente estas son empresas familiares que terminaron convirtiéndose en grandes industrias.

|