facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

¿Son las proteínas de origen animal un aliado para la salud física y desarrollo de los niños?

Carne de Res Avícola Embutidos Acuicultura Porcicultura Salud Costa Rica

Una dieta baja en proteínas en los niños dificulta la capacidad de su desarrollo y tareas cognitivas diarias. Carne de res, leche y sus derivados aportan los nutrientes para un sano y adecuado desarrollo.Mucho se habla acerca de la importancia de consumir todos los grupos de alimentos en nuestras distintas etapas de la vida, ya que cada uno juega un rol fundamental para un desarrollo fisiológico y cognitivo óptimo.

Sin embargo, poco sabemos acerca del consumo de las proteínas de origen animal en la edad infantil y su aporte nutricional para el buen funcionamiento y crecimiento.

Las proteínas son nutrientes que están compuestos por aminoácidos, los cuales se consideran imprescindibles en la alimentación adulta. De esta manera, lo son todavía más en la de los más pequeños, en su etapa de crecimiento. La razón, es que las proteínas construyen tejidos y órganos por lo que, en un cuerpo en constante cambio, estas se convierten en una especie de protectores para el desarrollo en edad infantil.

Además, las proteínas son capaces de transportar en todo el cuerpo, una gran cantidad de sustancias para propiciar el correcto funcionamiento y desarrollo de los niños. Estas moléculas son las responsables de que su hijo se nutra adecuadamente de acuerdo con su edad. El consumo adecuado y variado de proteínas, permite que la nutrición sea favorable e indispensable para el desarrollo muscular, construcción de huesos fuertes, buena dentadura y salud.

Es importante destacar que cada tipo de proteína tiene sus beneficios directos, por eso es importante variarlos en la dieta, de esta manera será más completa.

Según la especialista en nutrición M.Sc Marianela Obando, “cada tipo de proteína posee incluso sus particularidades y beneficios propios, así por ejemplo la carne de res aporta vitamina B12, hierro, zinc y calcio.”

Por otra parte, “en MSD Animal Health, estamos alineados con nuestra visión de la ciencia de los animales más sanos. Por ello, continuamos demostrando nuestro compromiso de apoyar a los productores nacionales de proteína animal, al tiempo de cuidar la salud y el bienestar, no solo de las especies de producción, sino también de los costarricenses en cualquier etapa de la vida”, detalló María Alexandra Torres, Directora de la unidad de Ganadería de América Central, Caribe y Ecuador de MSD Animal Health.

Etapas de consumo proteico en edad infantil

Durante los primeros seis meses de vida, la leche materna brinda al niño todos los nutrientes para un desarrollo sano. Por esta razón, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida. En su defecto, el bebé puede tomar fórmulas para lactantes.

Es a partir del segundo semestre de vida que inicia la etapa conocida como “periodo transicional”, con un inicio progresivo de la alimentación complementaria en la que se van introduciendo otros alimentos distintos como las papillas y posteriormente los purés de verdura y proteínas como carne y pollo.

En el período “adulto modificado” (edad preescolar y escolar hasta los 7-8 años) el niño va adoptando una alimentación más parecida al adulto, de manera que puede consumir las proteínas en sus distintas variedades como lo son: carne de res, leche y sus derivados.

Entre los principales beneficios de las proteínas, tal y como explica la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), las proteínas constituyen la base para:
•Construir los tejidos del cuerpo (músculos, sangre, piel, huesos), especialmente en los periodos de crecimiento
•Reparar los tejidos del cuerpo durante toda la vida
•Forman parte del sistema inmunológico
•Asegurar el buen funcionamiento del organismo ya que forman parte de muchas hormonas, como la hormona del crecimiento o GH.
•Proporcionar energía (1g. de proteínas aporta 4 kcal.)

Es importante que sea un profesional de la salud, quien determine las cantidades y requerimientos de acuerdo con el peso, edad y otras variables para que su hijo crezca sano y fuerte.

|