facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Aleph Farms y Technion presentan el primer entrecot cultivado del mundo

Carne de Res Internacional

El prototipo tiene músculo, grasa y sistema vascular similar al entrecot de una vaca sacrificada, en una estrategia para crear una variada selección de productos cárnicos cultivados de cualquier dimensión.  Aleph Farms Ltd. (la compañía) y su socio de investigación de la Facultad de Ingeniería Biomédica del Technion -

 

Instituto de Tecnología de Israel, han cultivado con éxito el primer entrecot del mundo, utilizando tecnología de bioimpresión tridimensional (3D) y las células de una vaca real, sin ingeniería genética ni inmortalización. Con esta tecnología patentada, desarrollada apenas dos años después de presentar el primer filete de corte fino cultivado del mundo en 2018, la compañía tiene ahora la capacidad de producir cualquier tipo de filete y planea crear una línea de productos cárnicos de calidad.

A diferencia de la tecnología de impresión 3D, la tecnología de bioimpresión 3D de Aleph Farms consiste en imprimir células vivas que luego se incuban para crecer, diferenciarse e interactuar, con el fin de adquirir la textura y las cualidades de un filete real. Un sistema patentado, similar a la vascularización producida de forma natural en los tejidos, permite que las células maduren hasta convertirse en el entrecot habitual que encontrarías en tu carnicería local. El sistema de tipo vascular es clave para permitir la perfusión de nutrientes a través del tejido más grueso del entrecot, y conseguir que el filete tenga una forma y estructura similares a las del tejido nativo de la vaca, antes y durante la cocción.

“Este avance refleja una expresión artística de la experiencia científica de nuestro equipo”, comenta entusiasmado Didier Toubia, cofundador y director ejecutivo de Aleph Farms. “Tengo la suerte de trabajar con algunas de las mejores personas de esta industria. Reconocemos que algunos consumidores prefieren cortes de carne más gruesos y con más grasa y que les apetece una pieza más jugosa. Este logro representa nuestro compromiso de satisfacer las preferencias y gustos únicos de nuestros consumidores, y seguiremos diversificando nuestra oferta”, añade Toubia.

“Los productos comerciales complementarios tendrán un mayor impacto a mediano y largo plazo. Para mí, esta hazaña supone un gran salto en el cumplimiento de nuestra visión de liderar una transición del sistema alimentario mundial hacia un mundo más sostenible, equitativo y seguro”.

El entrecot cultivado es un corte más grueso que el primer producto de la compañía, que incorpora músculo y grasa similares a los de su homólogo sacrificado y cuenta con los mismos atributos organolépticos de un delicioso entrecot tierno y jugoso.

Este avance es el siguiente paso en la estrategia de la empresa para lanzar una cartera de diferentes diseños de productos cárnicos. “Con la realización de este hito, ahora podemos ofrecer varias opciones para la satisfacción de los consumidores basadas en el grosor, el contenido de grasa, la textura y la sensación en boca. Si miramos el futuro de la bioimpresión 3D, las oportunidades son infinitas”, dice la profesora del Technion Shulamit Levenberg, cofundadora de Aleph, directora científica y uno de los principales talentos de la propiedad intelectual de la empresa.

Levenberg es considerada líder mundial en ingeniería de tejidos y ha reunido más de dos décadas de investigación en este campo en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, y en el Technion, en Israel. Levenberg es también la exdecana de la Facultad de Ingeniería Biomédica del Technion.

El ambicioso plan de Aleph Farms para diversificar su oferta, se alinea con su misión de crear una plataforma global para la producción local, aprovechando una tecnología altamente escalable para crear experiencias culinarias que puedan adaptarse a las diferentes culturas alimentarias de todo el mundo.

|